Una caja de la suerte

Cara con tréboles

Era el día de mi vigésimo cumpleaños. Me disponía a ver una de mis películas preferidas cuando sonó el timbre de la puerta. Abrí y ante mi apareció una extraña mujer.

Vestía una falda larga hasta los pies y portaba una caja de cartón. En cada una de las cuatro paredes, la caja tenía un trébol dibujado.

La mujer estiró los brazos y me la ofreció.

– Toma -dijo. – Llévala siempre contigo y mete la mala suerte en ella.

Yo no entendía qué quería decir.

– ¿Meter la mala suerte en una caja? Ojalá fuera así de sencillo todo, señora. -le respondí, impertinentemente.

La mujer me miró.

– No hables más, niña. No me paso el día yendo de puerta en puerta ofreciendo cajas de cartón. Cógela y calla.

Me golpeó con ella para que la agarrara, dio media vuelta y se fue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: