dobleces en origami

Estaba allí, por fin.

Los colores del techo se reflejaban en el suelo por los rayos de luz que se filtraban a través de sus pliegues.

Atravesé el túnel, impaciente por llegar al otro lado.

No quería perderme lo que allí iba a suceder, entre otras cosas, porque yo tenía lo que ellos necesitaban.

Ahora ya me picaba la curiosidad.

Anuncios

Un pensamiento en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: