De paseo (XII)


El marrón olía a churrasco y el blanco a Nivea. El azul sabía salado y el beige acariciaba tus pies al caminar. El blanco sobre negro auguraba una buena lectura, al igual que el rojo en la piel, una noche incómoda entre las sábanas.
Y allí estaban los inalterables cian, magenta y amarillo, contrastando con todos los demás y esperando a que alguien se fijara en ellos, entre tantas distracciones tonales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: