Piel

Corrugado de origami

Esa noche tu piel era diferente. Al acariciarla con mis dedos no notaba el sudor, ni la carne de gallina. Recorría cada milímetro de ella buscando aquello que sí me era familiar, sin resultado alguno.

Esa noche tu piel estaba formada por escamas de papel que arañaban mis dedos como una esquina cualquiera de un A4 maldito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: