Espectáculo

rana_01
Solía ir hasta el río las mañanas de domingo. Tenía una piedra favorita en la que sentarme, con forma de silla eames.
Mientras el sol me daba en la nuca, contaba las ranitas que saltaban de piedrecita en piedrecita. Me divertía pensando que estaban en clase de baile. Analizando sus brincos y ritmo, llegaba a diferentes conclusiones: un día estaban en clase de clásico, otro, de danza contemporánea, otro, bailaban una erótica pieza de tango…
Una de esas mañanas, emergió del agua una rana de gran tamaño. LLevaba pantalones anchos y una gorra de medio lado. Bailaba al compás de los juncos, que se mecían bajo una melodía de hip hop. Esa ranita, la más experta de todas las ranitas, se movía como si llevara el breakdance en su sangre.
….
Vaya, definitivamente, me había vuelto a quedar dormida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: