De paseo (XIX)

_MG_0677

Me sentía como un barco que para navegar debía acoplarse a olas zigzageantes. Mi casco no coincidía con el entorno y eso hacía que nadara contracorriente.

Por suerte, siempre podía quedarme en la proa, mirando el atardecer y esperando a que el mar se adaptara a mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: