De paseo XXII

Allá donde empiezan los chupitos de licor café, los gintonics y las hamburguesas nocturnas. Allá donde Goya guarda sus payasos y feos monstruos. Allá donde el arte también está entre las piedras y meadas de perros. Y donde todavía se puede oler el mar y sentir de primera mano la niebla entrando en la ciudad. Allá donde los académicos debaten sobre arquitectura o música. Allá donde comienzan las cuestas arriba para llegar a casa.

Allá se ha quedado un jarrón de papel en el que habita una flor que jamás será olida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: