Perpendiculares

_MG_2377

Me rozó. Suave y lentamente. Me rozó con su vértice apuntando a mi esquina perdida.

Sentí que mis lados se estremecían. Mi cateto modificó su rectitud. Mi hipotenusa erizó sus casi infinitos puntos.

Después de permanecer paralelamente, junto a los otros, aquella fue una sensación extraña, pero matemáticamente placentera. Tanto tiempo paralelos, tanto tiempo sin encontrarse nuestras superficies. Y siempre ahí, a menos de un millón de milímetros de distancia.

Nos separamos del resto buscando nuestras áreas, nuestros teoremas, nuestras dificultades trigonométricas. Viviríamos a partir de ese momento el uno perpendicular al otro, con ese liviano roce que hace que lo recto sea curvo y lo curvo sea recto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: